Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Noticias

Nueva York

Jones Lang LaSalle  a Cargo del Programa de Sustentabilidad del Emblemático Edificio Empire State para Reducir el Consumo de Energía y Carbono en un 38% y Servir como Modelo del Sector.

El análisis del equipo demostró valor mutuo de consideraciones ambientales y financieras


NUEVA YORK, 6 DE ABRIL DE 2009 – El Edificio Empire State está “volviéndose verde” y generando ganancias. Hoy Jones Lang LaSalle y sus socios de programa develaron un programa de sustentabilidad energética singular para el icónico inmueble que reducirá el consumo de energía y emisiones de gas invernadero del Edificio Empire State en más de 38 por ciento. Una vez completado, se espera que el edificio alcance un puntaje de 90 en la escala ENERGY STAR, ubicándose en el 10% superior de eficiencia de edificios Clase A, una hazaña importante para una propiedad anterior a la 2da. guerra mundial. Además, el Edificio Empire State buscará la certificación Dorada de LEED (siglas de Leadership in Energy and Environmental Design, Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental en español).

Jones Lang LaSalle actúa como gerente de programa de un equipo altamente cooperativo bajo la dirección de Anthony E. Malkin de la Compañía Edificio Empire State para desarrollar el primer acercamiento integral para modelar los pasos para la reducción del consumo de energía, y para compartir los detalles del proceso para crear modelos replicables para proyectos de energía en edificios en todo el mundo. Este programa provee un recorrido sólido para los propietarios de edificios existentes a fin de alcanzar un uso racional de la energía y una administración rentable.

“Este proceso innovador, que ha desarrollado nuevas técnicas de modelado y programación, ofrece un claro recorrido para la adopción en todo el mundo, llevando a reducciones significativas de emisiones de gas invernadero,” dijo Anthony E. Malking de la compañía dueña del Edificio Empire State.  “Junto con otros pasos tomados, en el reciclado de desperdicios y escombros de construcción, uso de materiales reciclados, y productos de limpieza y de control de plagas ecológicos, el modelo construido en el Empire State significativamente acelerará la reducción del consumo de energía y del impacto ambiental y permitirá operaciones sustentables –mientras simultáneamente se mejora la rentabilidad.”

“En la definición de estos procedimientos innovadores, el equipo del Edificio Empire State ha demostrado un fuerte caso de negocios para eficiencias de energía en edificios existentes con positivos resultados ambientales,” dijo Raymond Quartararo, Director Internacional y líder del programa para Jones Lang LaSalle. “Siguiendo estas estrategias los propietarios pueden ahorrar millones de dólares y mejorar el valor de los activos mientras que reducen significativamente la emisión de gas invernadero. Es una ecuación ganar-ganar para los propietarios, locatarios y el medioambiente global.”

El programa de reacondicionamiento del Edificio Empire State lleva un costo inicial de US$ 20 millones y resultará en ahorros anuales de energía de US$ 4,4 millones una vez que la implementación se complete, con la mayoría del trabajo llevándose a cabo dentro de los dos años. El programa reducirá las emisiones de dióxido de carbono por 105,000 toneladas en los próximos 15 años, el equivalente a las emisiones anuales de 17.500 automóviles.

Como gerente del programa, Jones Lang LaSalle representó liderazgo y coordinó un proceso analítico innovador con un equipo experto que incluyó la Iniciativa Clinton Climate, el Instituto Rocky Mountain y la empresa Jonson Controls Inc. El equipo revisó más de 60 estrategias de eficiencia energética contra el objetivo de balancear el impacto del carbono y el impacto económico.  También examinó los costos iniciales y los ahorros de energía asociados y la reducción de gas invernadero de diferentes estrategias para determinar el período de repago y el valor presente neto en un horizonte de 15 años.
El proceso demostró el valor financiero de implementar un juego óptimo de estrategias energéticas en un modelo que puede ser repetido por edificios más viejos en el mundo. La habilidad para articular un caso de negocio para la sustentabilidad permite a los propietarios de edificios actuales acceder a alternativas financieras emergentes.
“Estaremos trabajando para establecer un formato financiero que provea la posibilidad a propiedades de otro modo endeudadas de participar en este tipo de proyectos, a pesar de que el trabajo en éste en particular no depende de financiamiento externo porque será realizado con efectivo disponible,” dijo Malkin.
Ocho proyectos de envergadura están siendo implementados, incluyendo: reacondicionamiento de 6500 ventanas,la introducción de radiador aislante; mejoramiento de la iluminación de los inquilinos, luz de día y actualización de enchufes, reemplazos de controladores de aire, reacondicionamiento de una planta de frío, una actualización del sistema de control de la ventilación de todo el edificio, y nuevos sistemas basados en la tecnología Web para  la administración de la energía por parte de los inquilinos.
El programa alentará a los inquilinos a reducir el uso de la energía mediante:
  • Espacios pre-construidos que ahorrarán US$ 0,70 – 0,90 por pie cuadrado de costos operativos anualmente para un costo adicional de US$ 6 por pie cuadrado;
  • La introducción de diseños pre-construidos para configurar o reconfigurar espacios que verifique la reducción del uso de energía y de emisiones de gas invernadero con calculadoras en línea provistas por el equipo de proyecto;
  • Sub-medidores para los espacios de los inquilinos a fin de medir la reducción del uso de carbono y asistir en los informes sobre los esfuerzos realizados.
Jones Lang LaSalle es un líder comprometido en proveer soluciones de energía y sustentabilidad a la industria inmobiliaria comercial  A través de un rango comprehensivo de servicios que se alinean con objetivos de negocio y conducen a ahorros de costos, la firma ayudó a empresas a ahorrar más de US$ 95 millones en costos energéticos durante 2008.