Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Noticias

Lima

Lo “verde” genera crecimiento

Tendencias en inversión y desarrollo Inmobiliario en América Latina(Traducción de la publicación en el Blog del World Economic Forum que se reunió en Lima, Perú - 23-25 de Abril de 2013)


​Lima, 25 de abril de 2013 -  La expansión multinacional, la demanda por commodities y la inversión extranjera directa están impulsando el crecimiento económico en América Latina. Como resultado, las oportunidades de inversión inmobiliaria están aumentando en muchos de los mayores mercados latinoamericanos, y las iniciativas de sustentabilidad están un jugando un papel en la promoción de la estabilidad económica.

Recientes análisis de investigación del sector inmobiliario en América Latina sugieren una tendencia en estos mercados: las economías con más sólido desempeño, que son las mejores posicionadas para crecer y dar cabida a la urbanización, son aquellas que han hecho inversiones en soluciones inmobiliarias sostenibles. Estos mercados han sido testigos de las más bajas tasas de vacancia y picos de desarrollo durante el año pasado.

  • Lima, Perú: El 6,3 por ciento del crecimiento del PBI ha contribuido a la caída de la tasa de vacancia general a 1,1 por ciento. 
  • Santiago, Chile: Las tasas de vacancia están ahora a un bajo 3,7 por ciento y los precios de los alquileres suben a pesar de que los desarrollos y los proyectos en construcción de nuevos espacios continúan.
  • Bogotá, Colombia: A pesar de los booms de construcción y desarrollo de proyectos para dar cabida a la inversión extranjera masiva, las tasas de vacancia están a su nivel más bajo desde 2008.
  • San Paulo - Río de Janeiro, Brasil: Los dos mercados más grandes del país (ambos se encuentran entre los cinco más grandes de América Latina) están viendo picos en los precios de alquiler para mantener el paso con la demanda de espacio, sin importar el ritmo pesado que ha tenido la construcción y que ha conducido a las tasas de vacancia al 13,5 por ciento en Río y más del 16 por ciento en San Pablo.

En la medida en que las empresas internacionales y los inversores se enfocan más las operaciones y tenencias en América Latina, las ciudades están enfrentando más presión para tratar temas relacionados con la eficiencia energética y el cambio climático.

Para actuar e implementar soluciones inmobiliarias que permitan el crecimiento, aumentar la productividad en el trabajo y propiciar el medio ambiente y las economías, las empresas y las comunidades de América Latina se están asociando con organizaciones y programas, tal como el programa Carbon Disclosure Project’s Cities (CDP), que entienden el impacto de las iniciativas en energía y sostenibilidad para impulsar el crecimiento a largo plazo.

Las compañías y las economías deben proveer a los empleados, clientes y comunidades de espacios que promuevan la seguridad, la salud y bienestar, empezando por la calidad del aire que respiran y del agua que beben. Los  inversores necesitan asegurar que las ciudades tienen planes de sustentabilidad que permitirán el crecimiento de la población y de la economía y que harán frente a los problemas del cambio climático. La sustentabilidad ambiental se ha convertido en una prioridad de negocio, no es una opción.

Cinco años atrás en la ciudad de México, vi esta tendencia tomar fuerza cuando se otorgó la primera certificación Oro LEED a la torre HSBC. La certificación inicial LEED inspiró al banco a invertir en su “Programa Global de Eficiencia Ambiental”, el cual reduce hoy su impacto ambiental a través de una serie de iniciativas, tecnología de energía renovable, programas de reducción de residuos y agua, y la participación de los empleados.

Avanzamos hasta 2013 y vemos que las soluciones sostenibles y de eficiencia energética son consideraciones críticas en todos los sectores. Por ejemplo, los inversores internacionales y los inquilinos industriales buscaron a Monterrey, México, cuando demandaron (y estaban dispuestos a invertir en) espacios industriales grandes y sostenibles. Ahora, Monterrey es una de los centros industriales más importantes de toda América del Norte. Recientemente, un proveedor global de telecomunicaciones trabajó en estrecha colaboración con sus equipos regionales de bienes raíces para identificar y poner en marcha prácticas sustentables de gestión y construcción a lo largo de 2.000 puntos de venta en seis países en América Latina. Esto llevó a ciudades grandes y pequeñas de la región a aprender e implementar políticas ecológicas de la compañía para adaptarse tanto a empleados como a clientes.

La correlación economía-soluciones sustentables está todavía ganando impulso en muchos mercados. Ciudades como Río de Janeiro y San Pablo, las cuales acogieron cumbres sobre clima global en años recientes, establecieron grados más altos de concientización para albergar eventos de gran escala global. De hecho, las Olimpiadas de 2016 en Río se espera que sean las más sustentables de la historia, sobrepasando la marca establecida por Londres en 2012.

Nueve ciudades de América Latina contribuyen con datos a Ciudades CDP, incluyendo cinco que miden e informan huella de carbono: San Pablo, Bogotá, Buenos Aires, Río de Janeiro y Curitiba. En comparación con otras ciudades del mundo, esas cinco comparten las características de las ciudades de baja emisión; por ejemplo, todas tienen relativamente grandes poblaciones y están densamente habitadas – dos factores que ayudan a minimizar el impacto ambiental per cápita.

Estos movimientos hacia la sustentabilidad están contribuyendo a que las ciudades de América Latina compitan a nivel global. La sustentabilidad es un objetivo cada vez más importante para asegurar el aire limpio y el agua, la infraestructura para el transporte y la disposición de residuos, y los estándares de construcción que promueven el bienestar y la productividad de los trabajadores.

Para acceder a la versión en inglés y original del blog, haga click aquí.