Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Noticias

Santiago

Real estate: buena receta para un año volátil

Caben pocas dudas de que este y el próximo año abrirán interesantes oportunidades, donde se encontrarán propietarios de activos comerciales con necesidades de liquidez e inversionistas sagaces apostando a largo plazo en el momento bajo del ciclo.


 

MARCELO CARRERE, Gerente General de JLL Chile


 

Tiempos de incertidumbre y volatilidad viven las principales economías del mundo y Chile no es la excepción. En ese contexto, siempre es bueno tener claro que invertir en bienes raí​​ces es una de las apuestas más atractivas, dado el relativo bajo riesgo asociado a sus niveles de retorno. Esto rige particularmente para sectores como los mercados de oficinas, retail, logísticos o sectores comerciales donde se concentra nuestro expertise como empresa de servicios financieros en bienes raíces.


En el caso del mercado de bienes raíces comerciales de Santiago –Oficinas, centros logísticos y retail-, el sector está dando muestras de una excelente capacidad de adaptación al ciclo económico, con niveles de vacancia en el caso del mercado de oficinas que probablemente se empinarán por sobre los dos dígitos en 2016, pero sosteniéndose en niveles que en JLL consideramos de equilibrio, esto es entre 8% y 12% aproximadamente.

De hecho, en JLL esperamos que debido a un ingreso bastante menor de nuevas oficinas al mercado en 2016 – alrededor de 150 mil metros cuadrados versus los 200 mil que se han promediado en los últimos años-, la vacancia debería estabilizarse o incluso iniciar un descenso moderado hacia fines del presente año, deteniendo con ello la muy leve caída en valores de arriendo que hemos detectado en los últimos meses.

Todo lo anterior, acompañado de que seguramente se irán despejando dudas sobre la implementación de las distintas reformas que lleva adelante el Gobierno, debería ser observado con mucha atención por los inversionistas de largo plazo, tanto locales como internacionales. Ello, teniendo además en cuenta que más allá de la desaceleración vigente, Chile es un país estable, con reglas relativamente claras para la inversión y aún con gran potencial de crecimiento de cara a las próximas décadas.

De esa forma, caben pocas dudas de que el año en curso y también el próximo abrirán interesantes oportunidades, donde se encontrarán por un lado propietarios de activos comerciales con necesidades de liquidez y, por el otro, inversionistas sagaces apostando a largo plazo en el momento bajo del ciclo.

Lo que sí es claro, es que cada oportunidad deberá analizarse de manera profunda y rigurosa. El valor de un activo inmobiliario comercial puede variar significativamente en función de atributos o desventajas que sólo la experiencia acabada en el rubro inmobiliario puede detectar en detalle.

En ese sentido, Santiago cuenta con edificios de gran calidad, de construcción reciente, propios de un mercado joven que tuvo un fuertísimo desarrollo en los últimos 15 años. Las mejoras en conectividad, un creciente estándar de vida y un nivel de servicios que sitúan a la capital chilena a la vanguardia de América Latina y al nivel de las principales metrópolis del mundo, permiten ofrecer al potencial inversionista un gran abanico de posibilidades.

Fuentehttp://www.pulso.cl/noticia/opinion/2016/02/4-79902-9-real-estate-buena-receta-para-un-ano-volatil.shtml